Inicio > Uncategorized > Esclavos de las alturas

Esclavos de las alturas

Articulo extraido de:

Autor Gorka Castillo

Las montañas no son estadios donde satisfago mi ambición deportiva, sino catedrales donde practico mi religión. Voy a ellas como la gente que acude a adorar. Desde sus altas cumbres veo mi pasado, sueño con el futuro y, con una agudeza insólita, experimento el momento presente … mi visión se limpia, mi fuerza se renueva. En las montañas nazco de nuevo”.

Anatoly Boukreev, In memoriam (1958-1997). Campo Base del Annapurna

Un alpinista sabe que superar la barrera de los 7.500 metros de altitud es entrar en un túnel diabólico. Es como estar sedado, como en otro mundo, pero a 30 grados bajo cero y rodeado de abismos inescrutables. La presión atmosférica en las altas cimas del Himalaya y el Karakórum es tan brutal que el cerebro termina sumergido en una caverna asfixiante donde pensar es un triunfo y dar un paso se convierte en algo penoso. ¿Por qué, entonces, empeñarse en ascender estas montañas? “Porque están ahí”, respondió el escalador suizo Lionel Terray en 1964 poco antes de morir en el Vercors, un monte de dificultad media de los Alpes franceses.

En unos días, la española Edurne Pasaban se enfrentará al reto de cubrir la última etapa para coronarse la primera mujer que asciende los 14 ochomiles de la Tierra. Le faltan dos, el Shisha Pangma, de 8.027 metros, y el temible Annapurna, de 8.091 metros. Compite por la gloria contra la coreana Oh-Eun-Sun, que ya está en la zona para trepar casi como una reinona hasta la cima del Annapurna y entrar en el Olimpo de los himalayistas. Pero el caso de ésta es algo controvertido. En 2007, cuando decidió participar en esta carrera, sólo había coronado cinco de sus actuales 13 ochomiles. Entonces, se rodeó de un grupo fortísimo de sherpas que comenzó a equiparle las montañas, a abrirle las vías con antelación, a marcarle las sendas más cómodas, mientras ella se trasladaba en helicóptero de un campamento base a otro. En 2008,  encadenó de una tacada el Makalu, el Lhotse Shar, el Broad Peak y el Manaslu. De repente, se volvió sobrehumana. En 2009 sometió al Kangchenjunga, el Dhaulagiri, el Nanga Parbat y el Gasherbrum 1. Ocho gigantes en dos años. Un récord de otra dimensión. Reinhold Messner, el más grande, necesitó 16 años para completar la gesta.

El último asalto de la batalla entre Pasaban y Oh-Eun-Sun comienza este mismo mes de marzo y será a brazo partido. “El objetivo es ganar. La dificultad de la vía para la ascensión es lo de menos. Lo único que me interesa es llegar”, explica la vasca a punto de embarcarse en un avión rumbo a China donde comenzará su aclimatación a la altura. Pasaban sudará miedo y coraje a partes iguales. Es una extraña reacción que sólo se tiene en las situaciones extremas, sin distinción de sexo, porque durante años se pensó que era una experiencia reservada a los hombres. Hasta que surgió la polaca Wanda Rutkiewicz. Con un estilo implacable, ascendió ocho cumbres. En su novena cima, el Kangchenjunga, de 8.586 metros, la devoró. Con su desaparición resurgió una vieja maldición china que marcaba un límite: cualquier mujer que ascienda el K2, termina muriendo en otra expedición. Un mito absurdo.

Pasaban, ojos grandes como platos, sonrisa dulce y físico compacto como un roble, coronó la montaña maldita en 2004. Aunque no cree en esas leyendas, reconoce que por primera vez en su trayectoria deportiva le han asaltado las dudas. “Me han surgido variables mentales que hasta ahora esquivaba con la ilusión. Pensamientos como el no regresar, el miedo a lo que nos puede deparar esos dos montes que faltan ahora que termina el reto”, confiesa con un tono de voz bajo y sostenido. Como si escondiera una oración. La estrategia diseñada es coronar por fin el Shisha, después de cuatro intentos fallidos, y aprovechar los beneficios que le puede proporcionar  la altitud para así encadenarlo con el legendario…………..

Para ver el articulo completo pulsa aqui:

Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s